Con Disco Las Palmeras! no podemos ser objetivos… con ellos empezó todo: con “Asfixia” entendimos como funcionaba una discográfica, el trabajo que tenía cada lanzamiento, y lo que había que sudar, y las hostias que había que darse para que esto fuera adelante. Y encima conseguimos tres amigos para toda la vida, Diego, Julián, y Martiño.

Cuando hablamos de los gallegos escuchamos canciones que suenan completamente diferentes a todo lo que tenemos por aquí: espíritu directo y épico (sin ser malentendido), melodías redondas, sintetizadores, letras que salen de las entrañas… Disco Las Palmeras! ha conseguido un sello propio, que te atrapa y no te deja ir; un universo propio para un grupo que se merece todo lo bueno que le pueda pasar, y ya no por ser personas extraordinarias, sino porque sus canciones te emocionan, y eso, lamentablemente, no suele pasar ya.

Disco Las Palmeras! han vuelto, justo a tiempo, cuando empezábamos a echarles mucho de menos.