One, two, three, four! Las canciones de Carolina Durante perfectamente podrían arrancar con el grito de guerra que hicieron famoso los Ramones y que anunciaba que una tormenta inminente estaba a punto de caer sobre nuestras cabezas.

Granja escuela, el nuevo y último single de su nuevo álbum,desde luego que no es una excepción. El soniquete caracterísico del punk, convertido ya en una marca de la casa del cuarteto madrileño, da forma a una historia de adicciones y dependencias en diferentes formas, químicas, psicológicas y, desde luego, emocionales.

En realidad se nos ocurren pocas cosas tan adictivas como una canción de Carolina Durante.